Pedida de Mano

en el Albaicín

Probablemente este sea uno de los trabajos más emocionantes y delicados que he realizado por la parte emotiva de los clientes.

Todo empezó con… ¿podrías decorar la terraza de una vivienda en el Albaicín que quiero pedirle la mano a mi novia con la Alhambra de escenario?

Siempre los retos me han entusiasmado y tengo que reconocer que disfrute enormemente organizando los detalles de la pedida, así como siendo cómplice de un momento tan íntimo en el recuerdo de esta pareja.

Ella: obviamente desconocía lo que la teníamos preparado en ese martes y 13 lluvioso.

Él: no podía evitar los nervios y la emoción del momento tan especial que había planeado.

Yo: les doy las gracias a ellos por dejarme formar parte de ese instante tan especial y regalarme una experiencia única.